MUSICA, CELEBRACION Y FOGONES

Publicado el 20/10/2015
La identidad del hombre insular en su máxima expresión, como música, mesa y alegrías en perfecta armonía se vuelve tradición, valores e identidad

En el mágico ambiente de La Asunción se celebró el pasado 14 de octubre la tertulia Esquina de Sabores, en el Boulevard 5 de Julio, entre los aromas de antaño de la Esquina de mi Abuela.

Los asistentes disfrutaron de una velada que entrelazo en perfecta armonía música, anécdotas y gastronomía, en un encuentro cultural de la mano de los maestros Roky Vicuña, Juan Rojas y Luis Marcano Boadas, con la intervención de la gran Lucien Sanabria y presentación del presidente de Margarita Gastronómica, Fernando Escorcia.

Para dar inicio el maestro Roky Vicuña nos paseó por una reflexión comparando desde años atrás la cocina con la música, entrelazando las emociones que despiertan en el ser humano. Ambas estimulan los sentidos, si la comida nos entra por los ojos, la música por los oídos. Si bien es cierto que el sentido menos desarrollado gastronómicamente es el auditivo, entonces acá entran en perfecta armonía ambos. Esa fusión que nos atrapa.

Nuestros ancestros entendieron que la alimentación era algo que había que celebrar, el poder alimentarnos. En esta zona del mundo la parte musical tiene una absoluta coherencia con la comida, y en nuestro isla donde se sirven las mejor de las recetas  marinas con el ingrediente de oro, el ají margariteño, se hace necesaria la presencia de la melodía a través de la cual nuestros antecesores vincularon su existencia y permanencia en este territorio; una música que por demás es marinera, que sabe a piñonate que huele a ají, que se corresponde a un modo de vida, en especial la tradicional producto de la vivencia de los pueblos, ligada estrechamente a las recetas, a la abuela, al fogón.

Nuestra música y cocina es una mirada al ayer, nuestro primer instrumento musical afina culinariamente “cam-bur-pin-ton” y es así como inició en la tertulia el esperado repertorio  musical al son del canto de faena en una velada que nos paseó por sabores, recetas y  anécdotas entre risas y melodías, buscando tocar emociones que al fin y al cabo es lo que hacen los músicos y los cocineros.

Catherina Palermo

CNP 17.694