Reseña Ruta del Ají: Un movimiento para lograr la Denominación de Origen del Ají Margariteño

Publicado el 08/10/2014
Margarita Gastronómica inauguró el recorrido este fin de semana que tuvo como epicentro la población de Pedro González.



 

Nueva Esparta ya tiene su Ruta del Ají Margariteño. Se trata de una demostración de lo valiosa que es la tierra insular y su gente. Margarita Gastronómica inauguró el recorrido este fin de semana que tuvo como epicentro la población de Pedro González. Los asistentes recorrieron los cultivos de las Haciendas Paraguachoa y El Tanque. Y terminaron degustando las creativas recetas de la cocinera Esther Hernández a base de ají margariteño.

Uno de los principales objetivos de esta ruta, es promover la Denominación de Origen Controlado del Ají Margariteño. La hacienda Paraguachoa es una demostración de los pasos agigantados que ha dado el cultivo de este fruto en nuestros suelos.

Para Julio Requena, director de la hacienda, nada ha sido fortuito. Se han embarcado en la investigación de la siembra del ají con un equipo de especialistas de universidades nacionales y otros conocedores, por tradición, de la agricultura en los suelos neoespartanos.

"Ya estamos produciendo nuestras propias semillas", apunta. Primero las han seleccionado y evaluado sus atributos por calidad, color, sabor y olor, características que diferencian al Ají Margariteño de cosechado en el resto de Venezuela. "Esto se debe a la tipología especial que tiene nuestra tierra. Puedes sembrar una semilla de ají margariteño en otra parte del país y jamás va a tener el mismo sabor o color que el sembrado aquí", sostiene Requena.

Una planta de ají tiene una vida útil en promedio de un año y medio a dos años. Y se cosecha semanalmente durante todo el año. En la Hacienda Paraguachoa tienen alrededor de 1000 plantas sembradas y unas 40 plantas élites con las que obtendrán ajíes de unos 25 gramos.

En la finca, donde antiguamente se sembraba caña de azúcar, ahora no solo cosechan ají margariteño, sino que tienen un laboratorio de hidroponía. Allí producen alfalfa y frijol chino. Tienen una máquina a gas para deshidratar el ají. Y realizan siembras combinadas, para aprovechar las bondades del suelo.

Historia y degustación

La hacienda El Tanque tiene un valor histórico importante. Fue fundada en 1880 y fue una de las primeras destilerías en obtener la licencia de destilación de ron del país. Su certificado fue el número cinco. También es conocida por una aguerrida mujer: Victoria de Alfonzo, quien al quedar viuda asumió las riendas de la finca y la producción de ron.

Sus nuevos dueños conservan el vieja destilería sin funcionar como un valor  histórico de la hacienda. En El Tanque se siembre ají, tomate y berenjenas margariteñas. Tienen un sistema de riego por goteo a través de un pozo de agua manantial que emana en sus linderos.

 

Luego de presenciar los atributos del suelo margariteño y su cosecha. La Ruta del Ají finalizó entrada la tarde con una degustación de recetas a base de ají ñero. La cocinera Esther González se valió de su creatividad y amor por la gastronomía para concebir un exquisito menú.

González sirvió seis muestras de lo bondadoso que es el ají  margariteño en la cocina: crema de ají margariteño con topping de ají deshidratado. Ceviche de botuto, madre perla y cuchareta. Ajíes rellenos de cazón. Ají frito con sal maldon. Una ensalada propia de la Casa de Esther con un mouse de ají margariteño, y huevo de codorniz rebozado con ají deshidratado. Y por último, como postre, un delicado bombón de chocolate barlobenteño  relleno de parchita y ají.

Organizando estándares

Los agricultores de Ají Margariteño reconocen el valor y las propiedades del ají margariteño. Por eso se han unido en una Asociación de Productores, con el fin de estandarizar procesos y poder obtener la preciada Denominación de Origen Controlado. La tercera edición de Margarita Gastronómica tiene como uno de sus objetivos primordiales promover la DOC, como uno de los estándares de la preservación y fortalecimiento de nuestra identidad cultural.

Esta certificación, no solo enaltece nuestra idiosincrasia, sino que impulsaría una producción sin precedentes en la historia neoespartana. Y nos abriría el camino para dar a conocer las bondades del Ají Margariteño fuera de nuestras fronteras.

Verónica Medina Campos/ CNP.13168

Ven se parte de Margarita Gastronómica 2014-?-

¡Cómetela a Pedacitos!